Grupo de visitantes de Barra de Potosí, Gro. con pescadores de Agua Verde, B.C.S. Foto: Cortesía Niparajá, A.C.

Inspira ejemplo de pescadores de B.C.S. a productores de Guerrero

A finales de enero del 2019, representantes de la comunidad de Barra de Potosí, Guerrero, visitaron la comunidad de Agua Verde con el fin de intercambiar aprendizajes que les sirvieran de guía para una mejor toma de decisiones respecto al medio ambiente, la conservación, el turismo y la pesca sustentable.

Salvador Rodríguez Van Dyck, Coordinador de proyectos de fortalecimiento de organizaciones y comunidades pesqueras de Niparajá, A.C., señaló que la organización Whales of Guerrero Research Project, dirigida por Katherina Audley, inició sus actividades como un programa de educación sobre las ballenas que llegan a la zona de Guerrero.

Grupo de visitantes de Barra de Potosí, Gro. con pescadores de Agua Verde, B.C.S. Foto: Cortesía Niparajá, A.C.

Sin embargo, Rodríguez Van Dyck indicó que esta organización se percató de otras necesidades que había en la comunidad relacionadas con la pesca y con el desarrollo comunitario, por lo que investigando como mejorar estas áreas buscaron ejemplos e inspiración para las actividades pesqueras que hacen en su Estado y se dirigieron a B.C.S.

Audley informó que 13 personas (5 mujeres, 8 hombres) de Barra de Potosí visitaron las comunidades de Cabo Pulmo, Agua Verde y Laguna de San Ignacio. Los visitantes realizan diversas actividades en su comunidad como producción de artesanías, pesca, restaurantes y prestadores de servicios turísticos.

“La reacción inicial de las personas que visitaron las diferentes comunidades en B.C.S. fue de empatía y asombro, ya que descubrieron actividades que nunca habían pensado pudieran llevarse a cabo en localidades pequeñas y sin embargo de alguna forma se vieron reflejados a sí mismos en los entornos naturales y las comunidades visitadas. Fue un deleite verlos intercambiar opiniones y puntos de vista que convergen en las mismas problemáticas y posibles soluciones”, comentó Audley.

Rodríguez Van Dyck agregó que el interés en Agua Verde fue debido a que la mayoría de los habitantes en la comunidad son miembros de una cooperativa y son un referente importante en México por el establecimiento de zonas de refugio.

Al respecto, Audley señaló que las ideas que más les atrajeron a los visitantes fueron:

1) Laguna San Ignacio: La posibilidad de cultivar ostiones y reforestar el manglar y la idea de construir cabañas eco-amigables y baños secos como en Kuyima, Laguna San Ignacio.

2) Agua Verde: La creación y monitoreo de un refugio pesquero.

3) Cabo Pulmo: El cuidado de los arrecifes coralinos y fauna silvestre y la organización para el turismo.

Para concluir, Audley resaltó que actualmente en Barra de Potosí ya están trabajando en algunos cambios para desarrollar sus actividades en la zona y algunas de las acciones que se llevan a cabo son: Mejorar la organización de las mujeres artesanas en la comunidad; tener una observación de ballenas y animales pelágicos más segura y se analiza la implementación de otras opciones turísticas amigables con el medio ambiente.

Mujeres de la comunidad de Agua Verde y de Barra de Potosí intercambian experiencias. Foto: Cortesía Niparajá, A.C.
Pescadores de Agua Verde y de Barra de Potosí dialogan sobre las zonas de refugio como herramientas de manejo pesquero. Foto Cortesía Niparajá, A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *